La imagen...

Versión para impresiónVersión para impresiónSend by emailSend by emailVersión en PDFVersión en PDF

a imagen titular de nuestra hermandad, es una hermosa talla, policromada de tamaño algo mayor que el natural, conservada en la parroquia de santo Domingo de Guzmán prácticamente desde el momento en que, bajo la denominación de san Francisco de Paula, la orden mínima determinó, en el primer tercio del siglo XVIII, ampliar la antigua ermita para convertirla en la iglesia actual.

          Es una de las esculturas más espléndidas y atractivas del rico patrimonio imaginero de Lucena, en el que abundan las tallas dedicadas al santo esposo de la Virgen María. En este caso representado joven y atractivo.

         El venerado patriarca san José aparece envuelto en una llamativa túnica de tonos verdosos y dorados, y menudos pliegues, finamente decorada con motivos florales. El ademán de la imagen es de avance, en un insinuado gesto con la pierna derecha.

         La figura se envuelve en un espléndido manto, de un rojo rutilante, con decoración fitomórfica en oro. La prenda presenta amplísimos vuelos a la altura de la cintura de la imagen, sirviendo bajo el brazo izquierdo del santo como sede del Niño, en quien los pliegues convergen, sostenido, en actitud oferente bajo las manos de José.

         Llaman la atención la dulzura de los rostros del patriarca y de Jesús. El primero, enmarcado por un gesto de feliz ensimismamiento y el Niño, mirando al espectador, mientras que con su mano derecha inicia un gesto de bendición.

         Del idealismo del grupo participan también los dos graciosos angelillos que, portando herramientas de carpintero, adornan el pedestal donde asienta sus plantas el santo.   Es una obra atribuida al granadino Diego de Mora, de cuyo estilo participa y que puede datarse hacia 1720.